Huérfanos Digitales: uso y abuso de las TIC

Actualmente es increíble observar como todos los  miembros de nuestra familia tienen un dispositivo electrónico, incluido él bebe de la casa, el cual lo maneja a la perfección 😆 .

Para nosotros los adultos, lo ideal son los Smartphone, que se han convertido en la octava maravilla del siglo.

Ellos, al igual que una navaja suiza en una expedición, colaboran con nuestro día a día, desde estar informados, compartir con los amigos, adelantar parte de nuestro trabajo, hasta divertir a los chicos cuando se ponen a lloriquear 😳 .

Que cómodo e imprescindible se ha vuelto ese aparatito para continuar el acontecer diario y relaciones laborales, incluso cuando debemos acompañar a nuestros hijos al parque a jugar, ver Frozen con ellos por octava vez o asistir al entrenamiento de fútbol todos los viernes.

Pero te has detenido a pensar que tus hijos pueden estar creciendo desatendidos por culpa del celular inteligente. Ya que, por estar pendiente de él, en ocasiones pasamos por alto algo tan básico e imprescindible como mirar a los ojos a nuestros niños cuando nos hablan.

Hay  quienes les resulta más interesante poner atención a lo bien que deben verse sus chicos para la foto del Facebook, que en lo que ellos tienen que decirle.

Si ese es tu caso, tal vez sin querer tus niños se estén convirtiendo en huérfanos digitales.

¿Qué es un huérfano digital?

Se llama “Huérfanos digitales” a aquellos niños que crecen con padres ausentes en la relación familiar, no porque estén lejos de casa, si no por el interés obsesivo de relacionarse a través de las tecnologías, olvidándose de ellos.

Además, en ocasiones abarrotan de tecnología al niño, comprándole muchos dispositivos electrónicos que le sirvan de niñera y único medio de entretenimiento para evitar salir o jugar con ellos.

A partir de esta definición es importante reflexionar acerca de:

¿Es suficiente para nuestros hijos que nos vean en casa?

Cuando estamos en familia y revisamos el celular (sí, sabemos que será sólo un momentito 😉 ) estamos fijando nuestra atención en lo que sucede en la pantalla, descuidando el vínculo comunicativo que hay en ese instante con nuestros hijos, dejando de atender en ocasiones sus necesidades o simplemente descuidando nuestro espacio como familia.

Cuidado
Tal vez sin darte cuenta te estás perdiendo lo maravilloso de verlos crecer, porque, aunque estamos allí físicamente, el poco tiempo que tenemos disponibles para ellos lo invertimos en curiosear en la web, contestar la red social o un mensaje del trabajo.

Si crees que es solo una visión tecnofóbica , recuerda cuando fue la última vez que tenías el celular en la mano y tu niño te dijo: mamá (o papá) ¿me estas escuchando? 😳

Mirémonos en el espejo

Niña sola en la vida

A continuación te voy a mostrar escenarios cotidianos de padres que omiten a sus hijos por el uso excesivo de la tecnología:

  • Cuando te pasa algo emocionante o estas en algún evento, los amigos de facebook, twitter e Instagram son los primeros en enterarse y no los que están en frente.
  • Mandas a callar a tu niño cuando estás viendo el último vídeo que te enviaron y por su causa no lo escuchas bien.
  • Cuando vas con tu hijo al parque, a veces estas tan inquieto por ver el Smartphone que sueltas a tu hijo como que fuese una mascota y en más de una ocasión se ha tropezado y ups!! ni cuenta te diste 😯 .
  • Las cenas y comidas en casa o en restaurant están destinados a ver las redes sociales y publicar la foto de tu comida e interactuar con tus cyberamigos.
  • Si tu hijos son mayores es común la comunicación entre ustedes por mensajería instantánea cuando están en casa.

Analízate y observa si al menos uno de estos ítems  es parte de tu vida cotidiana. Si es el caso, es importante reconocerlo y encausarte a una dirección donde la angustia por contestar, por revisar cada 5 minutos, hasta por observar si se marcaron las doble check list  correspondiente a que tu amigo leyó el mensaje, no sea lo común en ti 😕 .

Durante un estudio de la Universidad de Washington, se observó que el 56% de los adultos que usaban el teléfono y un niño intentó interrumpirlo, hicieron caso omiso al infante. Casi el 25% consideraron que su comportamiento no tenía nada de malo.

¿Qué podemos hacer para cambiar?

Lo primero que debemos hacer es ponernos límites. Para ello:

  • Como familia hablemos de la situación, busquemos una afinidad mutua. Considerando excluir para ella el uso del celular y planificando espacios para compartirla.
  • Establece un horario para utilizar el Smartphone cuando no estas con tu familia. La idea no es enterrar el celular, tenemos derecho a entretenernos e informarnos.
  • No respondas llamadas ni mensajes que tú sabes que pueden esperar 😉 .
  • Apaga el celular cuando vayas a cenar o compartir con tu familia. Dejen uno sólo encendido para llamadas de emergencia o tomar fotos familiares que luego se transferirán y subirán a la web.
  • Utiliza el celular para comunicarte con tu familia sólo cuando no estén juntos.
  • Si tu niño llora porque llevas horas sin soltar el dispositivo, la idea no es mecerlo y darle otro dispositivo, tal vez sea el momento de jugar.

No se trata de satanizar a las tecnología. Las tecnologías de información y comunicación  son maravillosas, ya que cambiaron el mundo para siempre.

La idea es buscar espacios para la reflexión y entender sobre el buen uso, así como también del abuso de los dispositivos electrónicos, puesto que, en ocasiones pueden llegar a convertirse en un obstáculo en nuestra familia.

Démosle el espacio necesario en nuestras rutinas de vida, sin que llegue a obstaculizar lo maravilloso de compartir con la familia y sobretodo los hijos.

Estar conectados, no debe convertirnos en seres superfluos donde los memes del día, las imágenes y los vídeos sean más importante que nuestras familias.

Voy a finalizar recordando unas palabras del gran maestro Paulo Freire:

La ciencia y la tecnología, deben estar al servicio de la liberación permanente de la humanización del hombre.

Si te gustó y deseas agregar algo o  reflexionar al respecto, te invito a escribirlo en los comentarios.

Califica este artículo

Puntuación promedio 5 / 5. Votos: 2

No hay votos hasta ahora. Sé el primero en calificar esta publicación.

Photo of author

Marit Acuña

Co-fundadora de Evirtualplus. Disfruto ser una Docente Virtual. Investigo cada día para mejorar. Asesoro en Educación a distancia. Sígueme en mis redes sociales.

Deja un comentario

El responsable de este sitio web es Marit Acuña. La finalidad de los datos es gestionar los comentarios en este blog. El destinatario (donde se almacenan los datos) es el hosting de este blog: Banahosting, ubicado en EEUU. La legitimidad es el consentimiento que otorgas en el formulario. Tienes derecho a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos según la política de privacidad.