Objetivos de aprendizaje: aprendiendo a redactarlos

Cuando tenemos una necesidad de capacitación, ya sea en una empresa o institución educativa, debemos dar una respuesta que apunte a cubrir esa exigencia. Para ello, generalmente, decidimos desarrollar: cursos, talleres, seminarios o asignaturas. Inmediatamente, iniciamos el largo viaje para estructurar los contenidos adecuados que nos lleven a alcanzar el aprendizaje.

Pero antes de empezar esa trayectoria debemos tomar en cuenta que, hemos de tener claro los caminos para dirigirnos con rumbo fijo hacia esa instrucción efectiva. Y eso, lo logramos mediante la definición de los objetivos de aprendizaje.

Por lo tanto, podríamos decir que, los objetivos de aprendizaje son parte primordial en los diseños instruccionales, ya que indican los pasos que debemos seguir en un recorrido; donde cada avance, nos aclarará el camino para no perdernos y lograr cubrir satisfactoriamente la necesidad planteada.

Sin embargo, es muy común tomarnos a la ligera esta fase; al redactarlos en su lugar llegamos a escribir  metas o estrategias, muchas veces por considerarlos definiciones comunes o simplemente por confusión en los términos.

Por ello, en este artículo vamos a aclarar el concepto, aprender a crear y redactar objetivos de aprendizaje, sin necesidad de ser todo un pedagogo 😉 .

¿Qué son los Objetivos de Aprendizaje?

Los  Objetivos no son más que afirmaciones que expresan claramente lo que el estudiante debe ser capaz de demostrar al final de un período de aprendizaje.

Es decir, son declaraciones específicas, medibles y a corto plazo, que denotan una habilidad o comportamiento observable.

¿En qué se diferencian los Objetivos de Aprendizaje con las metas y las estrategias?

Una meta a diferencia de los objetivos, se refiere a un propósito final hacia el cual las acciones o el alcance de ciertos objetivos deben ayudarnos a cumplir.

Por lo tanto, son a largo plazo y no necesariamente son medibles o tangibles.

En ocasiones las metas hasta pueden llegar a ser bastante subjetivas.

A diferencia de las metas, los objetivos si requieren de acciones específicas, en un período corto y deben ser tangibles.

A continuación, te muestro una pequeña tabla para que la tengas en cuenta y puedas visualizar claramente las diferencias.

diferencias entre metas y objetivos

Por otro lado, las estrategias se refieren a la planificación de las posibles actividades, que en su conjunto, van a ayudar a cumplir los objetivos y por ende las metas.

Dato
Las metas ponen la mirada en el horizonte, los objetivos en los pasos que debemos dar para llegar a ese horizonte y las estrategias son las actividades concretas para cumplir cada objetivo.

Podríamos decir entonces que, a partir de los objetivos, se sientan las bases sobre las cuales podemos construir las estrategias educativas que nos permitirán probar que conseguimos nuestras metas.

Taxonomía de Bloom

Al hablar de objetivos, es imprescindible mencionar la taxonomía de Bloom. A pesar de que data de los años 1956, aún continua vigente 😆, puesto que, explica claramente, mediante una clasificación las habilidades y conocimientos que debe haber adquirido un estudiante después de haber recorrido un proceso de aprendizaje.

Esta taxonomía posee una estructura jerárquica que va desde la más simple hasta la más compleja e incluye 3 dominios: afectivo, cognitivo y psicomotor.

  • El dominio Cognitivo: Se enfoca en cómo se procesa la información, así como en el conocimiento y las habilidades mentales.
  • El dominio Afectivo: Se basa en las actitudes y sentimientos.
  • El dominio Psicomotor : Su base son las habilidades manuales o físicas

Nos enfocaremos en el dominio cognitivo, ya que éste se enfoca en el estudio de la estructura y la función del procesamiento mental dentro de contextos o ambientes específicos. Y para ello, te mostraré  una clásica figura,  representada por una pirámide, en la cual Bloom describe cada categoría como un sustantivo y las organiza en orden ascendente, de inferior a superior.

piramide taxonomia de bloom

¿Cómo se lee la taxonomía de Bloom para crear objetivos de aprendizaje?

Cada categoría de la pirámide contiene una serie de verbos referente al nivel de pensamiento requerido.  Para avanzar un peldaño, intrínsecamente, se debe haber superado el anterior.

Es decir, usted no puede entender un concepto si primero no lo recuerda. Asimismo, no puede aplicar conocimientos y conceptos si no los entiende.

Cuando redactemos los objetivos cognitivos, es recomendable tener siempre a la mano el listado de verbos que nos propone Bloom y de acuerdo al nivel que se pretende alcanzar, ubicaremos el verbo que mejor se adapte.

Listado de verbos propuesta por Bloom para los Niveles de Conocimiento

A continuación te dejo la lista para cuando te sientes a trabajar, puedes copiar y pegarla en tus apuntes o imprimirlas, para que la tengas a mano, cuando la necesites:

  • Evaluación: Valorar, Argumentar, Evaluar, Atacar, Elegir, Comparar, Defender, Estimar, Evaluar, Juzgar, Predecir, Calificar, Otorgar puntaje, Seleccionar, Apoyar,
  • Síntesis: Organizar, Ensamblar, Recopilar, Componer, Construir, Crear, Diseñar, Formular, Administrar, Organizar, Planear, Preparar, Proponer, Trazar, Sintetizar,
  • Análisis: Analizar, Valorar, Calcular, Categorizar, Comparar, Contrastar, Criticar, Diagramar, Diferenciar, Discriminar, Distinguir, Examinar, Experimentar, Inventariar, Cuestionar, Examinar
  • Aplicación: Aplicar, Escoger, Demostrar, Dramatizar, Emplear, Ilustrar, Interpretar, Operar, Preparar, Practicar, Programar, Esbozar, Solucionar,
  • Comprensión: Clasificar, Describir, Discutir, Explicar, Expresar, Identificar, Indicar, Ubicar, Reconocer, Reportar, Re-enunciar, Revisar, Seleccionar, Ordenar, Decir, Traducir
  • Conocimiento: Organizar, Definir, Duplicar, Rotular, Enumerar, Parear, Memorizar, Nombrar, Ordenar, Reconocer, Relacionar, Recordar, Repetir, Reproducir.
Nota
Dependiendo del  significado, de acuerdo al contexto en el que se esté usando, algunos verbos se pueden aplicar a más de un nivel.

¿Por qué es recomendable Bloom?

Sabemos que existen otras taxonomías muy valiosas, pero tomamos la de Bloom por ser una de más popularizada en la educación.

Además, es de fácil uso, ya que con solo examinar un conjunto de verbos principales, agrupados por categorías que miden nivel de pensamiento, los formadores o educadores pueden aumentar su percepción de cuál es la intención de los objetivos y los niveles o dominios: cognitivo (conocimiento, comprensión, pensamiento); afectivo (sentimientos, intereses, actitudes, perspectivas) y psicomotor (destrezas físicas) a los que se refieren.

Tipos de objetivos

tipos de objetivos

En los diseños instruccionales se hablan de dos tipos de objetivos: generales y específicos:

  1. El Objetivo general, es aquel que expresa el resultado final que se pretende obtener.
  2. Los objetivos específicos, por su parte expresan el resultado que se desea lograr por lecciones, temas o apartado, es decir los pasos que conducen al objetivo final.
Tip
El logro de todos los objetivos específicos debe asegurar el logro del objetivo general.

El objetivo general se formula una vez que, definimos el problema, planteamos la solución y precisamos la meta final.

Los objetivos específicos, por su parte se formulan una vez que hemos realizado el análisis de la unidad o módulo de estudio y hemos precisado los pasos que el estudiante debe ir avanzando para alcanzar el objetivo general.

Recomendaciones para redactar correctamente objetivos de aprendizaje

Para redactar objetivos, no existe una formula mágica las cuales hay que seguir.

Por el contrario, requiere de cierto nivel de experiencia y conocimiento 😎 . Sin embargo, existen ciertas recomendaciones de expertos en el área que, mediante la práctica podemos ir aplicando para  minimizar los errores e ir especializándonos.

En mí experiencia intento enfocarme en esta ruta, la cual sirve para redactar cualquier tipo de objetivos, incluido los de sistemas de gestión:

ruta para redactar objetivos

Si conoces alguna otra, te animo a comentarla 👍 .

Tips para la redacción

Cuando llega el momento de sentarnos a redactar, existen ciertas reglas que debemos respetar, a continuación te muestro las más importantes:

1. ¿En qué o quién se centra el objetivo?

¿Por dónde empezamos? Lo primero que debemos tener en cuenta es que, los objetivos de aprendizaje  se centran únicamente en el estudiante. No en lo que la asignatura, curso u objeto virtual pretende ofrecer.

Por lo tanto, deben redactarse en función de lo que el estudiante pueda demostrar y no en lo que los profesores le proporcionan.

2. Exprese el resultado del aprendizaje adquirido

Otra cosa que debemos considerar es en describir claramente cuál será el resultado del aprendizaje.

Para ello, debemos recordar lo definido al inicio de este artículo: los objetivos describen los resultados, no las actividades, ya que eso corresponde a las estrategias; ni tampoco el propósito final de la formación, puesto que, esto último se refiere a las metas 😁 .

Por lo tanto, debemos establecer lo que los estudiantes harán. Es aquí donde buscamos la taxonomía de Bloom para ayudarnos con los verbos adecuados, de acuerdo a lo que deseamos lograr.

3. ¿Cuántos verbos y resultados se debe incluir por objetivo?

Es importante describir un verbo y un resultado por objetivo planteado.

¿Por qué? Un único verbo y resultado por objetivo, facilitará la forma de medir el rendimiento del estudiante.

4. Utilice verbos medibles

Debemos ser cuidadosos en buscar verbos que indiquen una acción medible y para ello tenemos que evitar aquellos que puedan expresar ambigüedad.

Con esto me refiero a que tenemos que prescindir de verbos como: conocer, entender, aprender. ¿Por qué? Porque no ofrecen claridad en los niveles de aprendizaje.

Unos  ejemplos de objetivos mal redactados en este sentido serian:

“Estudiar el efecto de…”
“Proponer una solución a…”

Este tipo de verbos no indican claramente que miden, es decir: si el estudiante estudió, pero solo un 5%, ¿ha alcanzado el objetivo?. O ¿si propuso un disparate de solución también lo alcanzó?

Un ejemplo correcto sería:

“Distinguir entre las estructuras de los automóviles no híbridos e híbridos…”

5. Redacte el Verbo en infinitivo

Como el objetivo indica acción, el verbo debe redactarse en infinitivo, es decir con sus terminaciones en: ir, er, ar.

6. Escribas los objetivos en orden

Cuando hay varios objetivos, generalmente unos deben ser logrados primero que otros, por lo tanto debemos colocarlo ordenadamente de manera ascendente.

Asimismo, se recomienda que de acuerdo a la taxonomía de Bloom, un objetivo específico no debe estar por encima del objetivo general.

Un ejemplo de un error común, seria:

  • Objetivo general: “Clasificar a los seres vivos”.  El cual está en la categoría Comprensión.
    • Objetivo específico: “Analizar las características de los seres vivos”.  Corresponde a la categoría Análisis, que es de orden superior.

Es necesario revisar, ya que puede que se requiera elevar el nivel del objetivo general o por el contrario disminuir el nivel del objetivo específico planteado.

Cómo detectar si un objetivo está bien construido

Una vez que hemos redactado un objetivo, podemos evaluar su diseño, utilizando ciertos criterios.

Aquí te dejo una tabla genérica para que puedas someter a cada uno de los objetivos y verificar si se cumplen las exigencias del cual hemos hablado para construirlos correctamente.

rubrica para redactar objetivos de aprendizaje

La idea es verificar que para cada objetivo debemos responder: lo qué se quiere lograr, cuándo se debe lograr y cómo se sabrá si se ha logrado.

A partir de allí daremos respuestas al diseño de estrategias adecuadas, para lograr un proceso de enseñanza-aprendizaje de calidad.

Para Concluir

Podemos decir, entonces que el diseño de los objetivos involucra una redacción que se inicia con un verbo en infinitivo que indica acción.

Su estructura completa debe responder: el qué, el cómo y la intención de esa acción.

Al escribirlos hay que tomar en consideración ciertas concepciones pedagógicas y reglas de redacción.No es un proceso sencillo de hacer y debe ser evaluado cuidadosamente.

Yo particularmente recomiendo que (sin importa cuántos años tengamos preparando cursos): si somos varios los docentes que damos la inducción en un área específica, trabajemos en equipo para la elaboración de los objetivos, o en su defecto, una vez que tengamos listos los objetivos de aprendizaje, busquemos a un colega que los revise. Ya que, a veces al no estar directamente involucrados, otros logran ver detalles que nosotros en nuestra pasión por escribir no pudimos observar.

Todo este esfuerzo es un proceso importante en el diseño instruccional, ya que un objetivo de aprendizaje claramente redactado orienta el nivel que el estudiante debe alcanzar, y en base a ello encaminaremos todo el proceso de aprendizaje para lograrlos.

Marit Acuña
Co-fundadora de Evirtualplus. Disfruto ser una Docente Virtual. Investigo cada día para mejorar. Asesoro en Educación a distancia. Sígueme en mis redes sociales.
Objetivos de aprendizaje: aprendiendo a redactarlos
5 (100%) 1 vote
TAMBIÉN TE PODRÍA INTERESAR

Una respuesta a “Objetivos de aprendizaje: aprendiendo a redactarlos”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *